“Cuando pasamos al lado de su auto, les grité ¿QUÉ MIRAN LOS CONCHESUMADRES DEGENERADOS?”

    0 1386

    principal testimonios

    Siempre he estado en contra de los ‘‘piropos’’, desde que era muy pequeña sentí que era una injusticia recibir opiniones ajenas sin pedirlas. Por eso, desde que empecé a moverme sola por la ciudad, cada vez que podía respondía a cada uno de los ‘‘piropos’’ que escuchaba. Partieron desde el “tú eres feo” (cuando me decían ‘’súper linda’’) hasta empapelarlos en chuchás como hoy en día. Sin tapujos.

    Un día iba caminando con una amiga cerca de la Plaza Brasil (nosotras entramos a trabajar en nuestra profesión hace poco, por eso nos vestimos bonitas y siempre bien arregladas). Cruzamos corriendo un semáforo porque ‘’el mono verde estaba saltando’’ y nos tocó la mala suerte de que en la otra esquina había dos ‘’machos alfas’’ en una camioneta, que no encontraron nada mejor que bajar el vidrio del auto para asomar la cabeza y vernos de espalda (obvio que de frente nos miraron con una cara asquerosa). Iba conversando con mi amiga y cuando pasamos al lado de su ventana del auto les grité “¡¿QUÉ MIRAN LOS CONCHESUMADRES DEGENERADOS, ASQUEROSOS?!”. No les di pie siquiera para tirar el famoso ‘‘piropo’’. Obviamente no dijeron nada, porque hasta ahí nomás les quedó “la hombría” cuando los encaré.

    Lo que me llamó la atención, fue la reacción de mi amiga, que se puso roja y a reír. Yo le expliqué que consideraba justa mi acción, que no hay que abrirles paso ni siquiera a mirar, y que si no lo hacemos nosotras mismas, nadie lo va a hacer.

    No justifico la agresión, pero en el fondo de mí espero que mi agresión verbal al menos sirva de algo en contra de estos degenerados.