“Le aclaré que no tenía derecho, que no le pedí su opinión y que eso era acoso”

    0 1646

    principal testimonios

    Iba caminando sola por calle Kennedy lateral sur, a la altura del ingreso al estacionamiento de centro comercial (Tottus, Homy, Easy) a las 17:50 horas aproximadamente, cuando un técnico de GTD Manquehue, rodeado por otros cuatro varones más de la misma empresa, expresó un calificativo hacia mí de forma indirecta y  por la espalda. Al devolverme y confrontarlo  respondió que “tenía que” decirme lo que piensa, ¡cómo si fuera su facultad calificarme! Le aclaré que no tenía derecho, que no le he pedí su opinión y que eso era acoso. Espero que la sorpresa de haber sido confrontado y el silencio del grupo que lo acompañaba, impliquen una mínima reflexión y tenga un impacto, aunque sea pequeño,  en disminuir el acoso por parte de alguno de ellos en el futuro.

    Esta conducta sólo demuestra la actitud machista y cobarde de un hombre con muy pocas o nulas habilidades sociales que, muy probablemente, se siente empoderado dentro de un grupo de varones, creyendo que tiene el derecho de opinar sobre el cuerpo de otras. Lo que sucedió me hace pensar y preocuparme de las menores de edad expuestas a ser acosadas por personas como esta.

    Luego de enviar reclamo a la Empresa GTD Manquehue, el mismo día tomaron contacto telefónico conmigo, fuera de horario de oficina, para recabar más detalles de lo sucedido. Me transmitieron su preocupación por este tipo de situaciones, ya que no las apoyan, y agradecieron la información para plantearla en las distintas áreas de la empresa, a fin de que no vuelva a suceder. Quedé muy contenta con la pronta respuesta, acogida y valoración del reclamo y me alegro  haber contribuido en algo.