“Llegué a mi trabajo y le comenté a mis jefes lo ocurrido, ellos me dijeron: es tu culpa por cómo andas vestida”

    0 2854

    principal testimonios

     

    Como cualquier día normal, iba hacia mi trabajo. Para llegar, debía tomar una micro donde el 95% de los pasajeros son hombres mayores. Un día de invierno yo iba vestida con calzas  y una polera negra ajustada, con una chaqueta que me tapaba “lo suficiente”.

    No faltó el grupito de “hombres” que empezaron con los piropos “moderados” y luego vulgares. Todo esto durante el trayecto de la micro. Yo iba totalmente incómoda pero no me atreví a decirles nada, por miedo.

    Llegué a mi trabajo y le comenté a mis jefes lo ocurrido, ellos me dijeron, “es tu culpa por cómo andas vestida”. Eso me dio más rabia, más frustración, quise llorar.

    Durante la semana he sufrido acoso por parte de hombres que “amablemente” me ofrecen acompañarme en mi ruta, a cambio de algún dato mío o mi teléfono. Creo que no es posible que la víctima sea el problema. Las mujeres no debemos cambiar nuestra forma de vestir. No me visto para provocar a nadie. Los hombres acosadores deben saber que no nos interesa su opinión para sentirnos mujeres.