“Me agarró el extremo superior de la pierna, casi llegando al poto”

    0 1632

    principal testimoniosEran como las ocho de la tarde cuando salí a tomar micro. Iba caminando por Macul cuando un hombre de unos 70 años me agarró una pierna. Así, tal cual, me agarró. No me tocó, ni rozó, ni pasó a llevar. Me agarró el extremo superior de la pierna, casi llegando al poto. Mi reacción fue quedarme parada, tiesa, con lágrimas asomándose por mis ojos. Shock, por unos minutos. Cuando miré atrás para pararle los carros, ya no estaba.

    Me tomó un rato reaccionar. No podía creerlo. Tenía rabia, pena e impotencia.