Acoso callejero

    0 1059

    Ya son cuatro las municipalidades que cuentan con su propia ordenanza contra el acoso callejero. Aunque OCAC valora la medida, insiste en que esto sea un esfuerzo nacional.

    Durante la semana fue aprobada una nueva ordenanza municipal contra el acoso sexual callejero. Esta vez fue en la comuna de Cerro Navia donde el Consejo Municipal estuvo de acuerdo con esta medida que busca prevenir y sancionar el acoso callejero que afecta especialmente a mujeres y niñas.

    Por su parte, Puerto Montt y Santiago están estudiando la posibilidad de sumarse a esta tendencia. De aprobarse, estas comunas se incorporarían a las otra cuatro que ya cuentan con su propia ordenanza: Las Condes, Recoleta, Punta Arenas y Macul.

    Como Observatorio Contra el Acoso Chile (OCAC), hemos participado de manera activa en algunas de estas ordenanzas, apoyando en asesorías y en algunas conceptualizaciones, como la de hacer patente que estas tienen un rol preventivo y sancionatorio. “Además, hemos intentando relevar que cualquier tipo de medida en esta materia, que se tome a nivel municipal o legislativo, tiene que venir con lo preventivo”, explicó María José Guerrero, Presidenta de OCAC.

    Entre las ordenanzas en las que colaboró OCAC, está la que fue aprobada en la Municipalidad de Recoleta. “El equipo jurídico municipal nos consideró bastante. El documento nos llegó antes de que se aprobara, por lo que pudimos revisarlo y hacer nuestras observaciones”, comentó Javiera Hernández, quien es abogada del Observatorio.

    Las ordenanzas municipales contra el acoso callejero, si bien no han estado exentas de críticas, han sido bien recibidas por la ciudadanía. Como OCAC, creemos que es un buen avance, pero no suficiente. “Es bueno que los municipios tomen el tema y se hagan cargo, siendo que a nivel nacional no tenemos nada. Sin embargo, esto es una medida menor si pensamos en qué se puede hacer efectivamente a nivel nacional, a nivel de presupuesto, de prevención, cómo podemos ser mucho más responsables en esta materia”, evaluó María José.

    Proyecto de ley

    El año 2015, OCAC ingresó al parlamento el proyecto de “Ley de Respeto Callejero”, primera iniciativa legislativa en Chile que busca tipificar y sancionar el acoso sexual callejero. A pesar de haber sido aprobado por unanimidad en la Cámara de Diputados -solo con una abstención- el proyecto aún está a la espera de ser discutido en el Senado.

    “Lo que necesitamos para avanzar es el compromiso y la voluntad política del ejecutivo actual de ponerle urgencia al proyecto de ley. La propuesta nos entregaría la posibilidad de decirle a todas las víctimas de violencia sexual, que realmente fueron abusadas y que no fue solo, por ejemplo, una ofensa al pudor, a la moral y las buenas costumbres. Hay un tema muy importante de reconocimiento y el Estado tiene que revisarlo”, explicó María José.

    Como OCAC, valoramos la señal desde las distintas municipalidades que se nos han acercado de sancionar el acoso callejero con un enfoque preventivo. Es un avance. Desgraciadamente se queda corto pensando en que al salir del territorio de la comuna, ya no se está amparada por la ordenanza. Es por esto que necesitamos un proyecto desde el Estado, para que las niñas y mujeres no dependamos de la voluntad de los alcaldes o alcaldesas, ni del gobierno de turno, sino que sea algo transversal al país. Todas las personas tenemos el derecho de habitar los espacios sin miedo a la violencia sexual y a eso apunta nuestro proyecto de ley, por eso necesitamos que se apruebe con celeridad.

    Si requieres solicitar más información sobre cómo asesoramos la creación de ordenanzas municipales, puedes enviar un correo a juridica@ocac.cl.

      0 1636

      principal testimonios nuevo

      El año 2003, cuando cursaba segundo o tercero medio, un hombre me siguió durante una cuadra completa a las 7:30 de la mañana. Para ir al colegio caminaba por una calle muy transitada. Pensando que el hombre que me seguía me iba a robar, me saqué la mochila para ponerla frente a mi. Cuando paré en la esquina para cruzar, este hombre me metió la mano debajo de la falda de colegio. Quedé pasmada y asustada, ni siquiera me salió un grito. Desde ese día que este tema lo he conversado con mi hija, mi hermano, mis primos, mi familia en general y siempre me dicen que soy cuática o exagerada.

      Tuve un problema de acoso indirecto en la oficina por parte de mis compañeros de pega (trabajo con cuatro hombres y soy la única mujer). Les dejé en claro en una reunión extraordinaria lo mal que nos sentimos como mujeres cuando recibimos piropos o acosos, según ellos, una se siente bien cuando eso pasa. Jamas ha sido así.

        0 1270

        principal testimonios nuevo

        Iba camino a la pega, en Las Condes. Siempre tomo la línea 6 porque es más rápida y cómoda. La mayoría de las veces me va a dejar mi papá porque trabaja cerca, pero como era sábado me tocó tomar la fiel 108 que va desde mi casa al metro. Me senté atrás porque como era fin de semana en la mañana no le vi el riesgo. Cuando me iba a bajar de la micro, veo una turba de cabros que intentó subirse por la puerta de atrás de la micro. Pensé “ahh da lo mismo si son una bola de pendejos”. Se abrió la puerta, me vieron y gritaron “oohhh”, empezaron a aplaudir y no me dejaban pasar. Les pedí por favor que me permitieran bajar de la micro. Sólo me agarraron el poto, no hicieron nada más porque pasé rápido y me puse la mano.

        Siempre he sido de esas que les da lo mismo y no se hace problema, pero últimamente veo todo con otros ojos, desde los compañeros de pega que te ponen la cara para darte un beso y se atreven a decirte cosas inapropiadas hasta esto que me pasó.

        Cuando me alejé de la micro me dije que daba lo mismo, que eran pendejos, que no sabían, pero me fui enchuchá todo el camino a la pega. Llegué tarde, pero no me importó. Ahora estoy en mi escritorio: no saludé al compañero jote, porque me dio rabia hasta mirarlo. No quiero hacer nada, quiero devolverme a mi casa (ojalá en colectivo) hacerme bolita y llorar un resto. Siento decepción y es que es verdad que algunas vivimos en una burbuja mucho tiempo. Mi papá o mi mamá me iban a buscar/dejar cuando iba en el colegio, después me fui a vivir a Viña por la universidad y allá no sé si la cosa es distinta, pero me movía por los mismos lugares y nunca me pasó nada. Es increíble pensar que si no te ha pasado algo en tanto tiempo, corres con suerte. Pienso en mi sobrina, en mis primas más chicas, si les ha pasado algo y me da más pena.. creo que estaré con pena todo el día.

          0 4401

          Existen varias firmas para ser parte de esta semana que tiene como objetivo reforzar la lucha y el camino que hemos emprendido contra el acoso de que sufren las mujeres en las calles.

          La participación de todas y todos es clave para que esta Semana Contra el Acoso Callejero sea un éxito y logremos visibilizar una vez más lo urgente que es terminar con este tipo de acoso en nuestro país.

          Es por este motivo que te entregamos 12 ideas para participar activamente de esta semana. Toda acción es un tremendo aporte: desde organizar paneles de discusión, debates, reuniones, expresiones  artísticas, publicaciones en redes sociales, hasta asistir a un evento. ¡Todo suma!

          Lo importante es que todas las acciones que realicemos tengan como impacto hacer conciencia sobre el acoso y sus consecuencias, cambiar actitudes y discursos, y promover cambios concretos.

          12 ideas:

          1. Comparte tu historia de acoso callejero con alguien que sepas que le vaya a impactar o incluso puedes compartirlo en tus redes sociales.
          2. Cambia tu foto de perfil de Facebook a una imagen relacionada con el acoso callejero.
          3. Twittea sobre el acoso callejero usando el hashtag #RespetoCallejero contando ideas, historias hechos, ¡todo lo que se te ocurra!
          4. Publica también en todas tus plataformas sobre el acoso callejero: blog, Tumblr, Instagram, Pinterest, YouTube, Facebook (usa también el HT), etc. ¡La idea es llenar el internet!
          5. Propaga mensajes de no acoso y de respeto en todas partes: reparte folletos en la calle, pública en tu oficina o espacio laboral, que sea tema de almuerzo, pega afiches, entre otras instancias.
          6. Organiza o asiste a un evento, como una clase de autodefensa, una charla o un taller.
          7. Realiza una encuesta en algún entorno para visibilizar si tus compañeras han sufrido acoso callejero.
          8. Organiza campañas públicas (como publicar trabajos de arte o volantes). Acá una guía (en inglés), sobre cómo trabajar el arte. ¡También es una buena idea si es que eres docente de arte!
          9. Mira o muestra un documental o película sobre acoso callejero y recomiéndala a alguien más.
          10. Si eres profesor/a, conversa con tus estudiantes sobre este tema. Una idea fácil: muestra a los estudiantes la galardonada película de cuatro minutos “Walking Home” y conversen en torno a ella.
          11. Escribe y envía un artículo de opinión.
          12. Revisa y comparte las actividades que estaremos difundiendo en nuestras redes sociales de OCAC.

          Cualquiera de estas acciones, u otra que se te ocurra a ti, es un tremendo aporte. ¡Súmate!

            0 1338

            principal testimonios nuevo

            Venía de regreso de una marcha un sábado. Decidí tomar la micro en vez de metro, justo fuera de estación República. Cuando tomé la micro que estaba llena, me fui hacia la parte de atrás para ir un poco mas cómoda. Mientras caminaba hacia el final de la micro, sentí un roce en mi trasero. Pensé en no darle importancia, pero volví a sentir el mismo roce. Ahí me di cuenta que no había sido algo tan simple: me di vuelta y vi a un viejo sentado que me estaba mirando mientras se reía. Lo encaré y le pregunté que qué le pasaba, por qué me estaba tocando. “Loca culia” fue lo que más me dijo. Seguí avanzando hacia el final de la micro. Nadie se metió en la discusión, sólo se quedaron mirando, como siempre. Sentía una impotencia tan grande, tenía tanta rabia que no aguantaba las lagrimas, mientras él seguía gritando cosas. Yo solo quería llegar rápido a mi casa. El viejo se acercó a la puerta del medio de la micro para bajarse a la altura de Universidad de Santiago y me gritó: “¡no le des tanto color que sino te vai’ a quedar sola!”. Me tiró un beso y se bajó. Después se me acercó a una mujer a preguntarme si estaba bien. Le respondí que no servía de nada preguntar una vez que el agresor ya se había  ido. Me bajé en el próximo paradero para tomar la siguiente micro a mi casa.

              0 1045

              principal testimonios nuevo

              Todos los días camino hacia un paradero a dos cuadras de mi casa para tomar la micro, pero cada vez que pasa un auto, mi mamá, papá o hermana me llaman preguntando si estoy bien por miedo a que el auto me haya secuestrado.

                0 5006

                principal testimonios nuevo

                Iba camino a la escuela. Esperaba el bus y se me acercó un tipo que, por sus rasgos, no tenía más de 20 años. Me empezó a pedir hora, luego me preguntó dónde iba y mi edad, me pareció raro, así que me negué a responder y mentí acerca de mis datos personales. Una vez que vino el bus él se subió conmigo, se sentó a mi lado e intentó seguir averiguando cosas de mi. Cuando me bajé me siguió, me iba preguntando cosas y yo lo evadía. Cuándo al fin entré a la escuela me sentí aliviada, pero no por mucho tiempo. Lo vi varias veces afuera esperándome, mis amigas me cuidaban al menos. Puede que no me haya acosado físicamente, pero me causó daño psicológico con su acoso. Hasta el día de hoy sigo con miedo a salir sola. Nunca lo hablé con nadie de mi familia. Mi mamá siempre ha dicho que una tiene la culpa de que le pasen estas cosas, y como iba con falda seguro me culparía más.

                  0 3352

                  Desde su inicio en noviembre del año 2013, el Observatorio contra el Acoso Callejero ha dado la pelea en diversos frentes contra la violencia sexual en espacios públicos. En su aniversario te contamos cuáles han son los momentos más importantes a lo largo de la historia de la organización.

                  Hace cuatro años en nuestro país no se hablaba de acoso callejero. Gracias al trabajo del Observatorio Contra el Acoso Callejero (OCAC) Chile y a quienes de forma independiente han adherido a la causa, hoy la ciudadanía percibe la violencia sexual en espacios públicos como un problema sobre el que es necesario legislar y denunciar.

                  Pero esto no sucedió de un momento a otro. A continuación, te mostramos los hitos más importantes del Observatorio Contra el Acoso Callejero en su cuarto aniversario.

                  1.- Primeras campañas

                  Las primeras fotos y campañas de OCAC Chile fueron protagonizadas por personas anónimas que mostraron carteles alusivos al acoso callejero. Primero, fue un grupo de mujeres y luego, hombres. Así, ambas posturas fueron visibilizadas.

                  sin-titulo

                  2.- Primera encuesta  estudios sobre acoso callejero

                  OCAC Chile realizó la primera encuesta nacional entre el 18 y el 28 de febrero de 2014. Ésta se aplicó  vía web a 3.234 personas, entre 10 y 64 años, de todas las regiones del país. Entre los datos más relevantes encontrados está que las formas más recurrentes de acoso, superando el 90% de los casos, son los silbidos y otros sonidos, como besos, jadeos, bocinazos, y las miradas lascivas. Asimismo, el estudio arrojó que, en promedio, las encuestadas comenzaron a sufrir acoso a los 14 años.

                  Revisa aquí la encuesta

                  3.- Segunda encuesta sobre acoso callejero 

                  Entre noviembre de 2014 y enero de 2015, OCAC Chile con el apoyo de ONU Mujeres realizó un segundo estudio llamado: “¿Está Chile dispuesto a sancionar el acoso callejero? Estudio de caracterización y opinión sobre el acoso sexual callejero y sus posibles sanciones”.

                  Entre los hallazgos se destacó que tres de cada cuatro personas han sufrido acoso sexual callejero en Chile, en los últimos 12 meses. Es decir, un 75% de la población. En el caso de las mujeres, la cifra llegó al 85% y de los hombres al 55%. Estos resultados fueron expuestos en el ex Congreso Nacional.

                  Revisa aquí la encuesta

                  info_estudio

                  4.- Proyecto de ley Respeto Callejero ingresa al Congreso Nacional

                  Tras los estudios realizados por OCAC Chile y las campañas en redes sociales, el proyecto de ley contra el acoso callejero ingresó al Congreso Nacional en marzo de 2015. Éste fue patrocinado por la diputada Camila Vallejo (PC) y Karla Rubilar (IND), y por parlamentarios y parlamentarias de militancia transversal, como Giorgio Jackson (Independiente-RD), Daniella Cicardini (PS), Loreto Carvajal (PPD), Marcela Sabat (RN), Karol Cariola (PC), Vlado Mirosevic (Liberal), Yasna Provoste (DC) y Gabriel Boric (Independiente-IA).

                  En octubre de 2015, OCAC Chile presentó el proyecto de ley Respeto Callejero ante la comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Diputados en el Congreso Nacional.

                  sin-titulo-3

                  5.- OCAC junto a INJUV presentaron estudio sobre violencia de género en espacios públicos

                  Mientras se tramitaba el proyecto de ley, OCAC Chile presentó junto al Instituto Nacional de la Juventud (INJUV) los resultados del estudio “Jóvenes y acoso sexual callejero: opiniones y experiencias sobre violencia de género en el espacio público”, que reunió la percepción de más de mil jóvenes respecto del acoso sexual callejero, sus manifestaciones y consecuencias.

                  Entre los hallazgos se destacó que cinco de cada diez jóvenes afirman que esta problemática es importante para la juventud y que las mujeres son el grupo más afectado por este tipo de violencia. Asimismo, el estudio mostró que los hombres tabién lo experimentan: uno de cada cuatro encuestados declaró haber sido víctima de acoso sexual callejero, el 51% mediante acercamientos intimidantes, y un 17% a través de toma de fotografías sin consentimiento.

                  En cuanto al proyecto de ley Respeto Callejero, que ingresó al Congreso en marzo de ese año, el estudio arrojó que ocho de cada diez jóvenes se declaró a favor de su aprobación, reflejando la urgencia de avanzar sobre todo en prevención y educación sobre este tipo de violencia de género.

                  injuv

                  6.- Aprobación del proyecto de ley “Respeto Callejero” en la Cámara de Diputados

                  Tras un año de tramitación, en abril de 2016 el proyecto de ley Respeto Callejero fue aprobado de forma unánime en la Cámara de Diputados. Sin embargo, desde su aprobación, aún no es discutido en la Cámara de Senadores.

                  _MG_1171

                  Revisa aquí la información sobre le proyecto de ley Respeto Callejero.

                  7.- Campañas como #AcosoesViolencia, #NoesMiCultura y #NotedaVerguenza.

                  El Observatorio Contra el Acoso Callejero ha trabajado en conjunto con otras organizaciones para llevar a diferentes campañas. La primera, #AcosoesViolencia, realizada con el apoyo de ONU Mujeres y la Unión Europea, además de la colaboración de Metro de Santiago, la Dirección de Transporte Público a través de Subus, y Safer Taxi. El objetivo fue incentivar a la ciudadanía a denunciar prácticas de acoso callejero.

                  Revisa el vídeo de la campaña #AcosoEsViolencia

                  #NoEsMiCultura, fue lanzada junto a la red de Observatorios Contra el Acoso Callejero (OCAC), ChileCosta RicaGuatemalaNicaragua y Uruguay. Su objetivo fue  educar, sensibilizar y erradicar la idea que el acoso es parte de un folclore o cultura determinada, sino que se trata más bien de un problema transversal.

                  Revisa aquí el vídeo de la campaña #NoEsMiCultura

                  Por último, #NotedaVerguenza fue una campaña que se realizó junto a EME Masculinidades y buscó sensibilizar a la comunidad masculina sobre la violencia sexual que sufren niñas, niños, adolescentes y mujeres.

                  Revisa aquí la campaña #NoTeDaVerguenza

                  8.- Show de Natalia Valdebenito a beneficio de OCAC Chile 

                  El 6 de septiembre de 2017,  Natalia Valdebenito realizó un show a beneficio de OCAC en Club Chocolate. El apoyo de la actriz y de quienes asistieron al evento fue fundamental para que la organización, formada por 60 voluntarias/os, pueda seguir llevando a cabo iniciativas para luchar contra el acoso callejero.

                  natalia

                  Estos son los hitos más importantes de la historia de OCAC. Agradecemos el apoyo constante de quienes, desde diversos frentes, han contribuido a la lucha en contra del acoso callejero y la violencia de género en espacios que nos pertenecen a todas/os.

                   

                    0 3655

                    principal testimonios nuevo

                    La violencia estuvo siempre presente en mi vida. A los 11 años de edad un niño unos años mayor que yo, me manoseó las piernas en el bus del colegio. Avisé a los profesores, pero no pasó nada y me las tuve que arreglar sola. A los 14 años, en un gimnasio, un entrenador me abrazó y manoseó en un cuarto cerrado. Le conté a mis padres, pero finalmente no denunciamos. En el transporte público también sufrí acoso, en varias ocasiones me toquetearon. Una vez grité y nadie me ayudó; me miraron como si fuera una anormal.

                    Pasó el tiempo, fui madre a los 16 años y sufrí violencia intrafamiliar por parte de mi pareja de ese entonces. A esa edad el acoso callejero ya era algo habitual para mí. Era frecuente que se me acercaran hombres para suspirar en mi oído o sorberse la saliva en señal de “estar rica”. Una vez un viejo me gritó “¡te sacaría caca!”; sentí tanto miedo… 

                    Hoy ya no temo por mí, sino por mi hija de cinco años. Me da pena que por ser mujer tenga que pasar por estas cosas. Por eso, sé que debo prepararla, explicarle por qué pasa esto y enseñarle que el acoso callejero es una rama de la violencia, que permite y justifica otras formas de violencias.