hombres mayores

    0 3120

    principal testimonios nuevo

    En la micro que tomo a diario de regreso a casa, se sube un hombre de edad avanzada. Este tipo se masturba y al parecer nadie se da cuenta, o al igual que yo lo hacen pero no quieren tener problemas. Varias veces lo vi haciendo cosas raras con las manos, pero por lo general se coloca algo en su regazo para taparse. Sin embargo, ayer fue mucho más descarado, pero me dio miedo grabarlo o encararlo, porque sentí que nadie me iba a apoyar.  Ahora me siento culpable por no actuar, pero de verdad en ese momento sentí que si hacía algo no iba a pasar nada y que el tipo volvería a masturbarse en la micro que, por cierto, debo tomar todos los días. Lamentablemente, no he podido contarle a mis cercanos.

      0 1509

      principal testimonios

      Yo también he vivido situaciones horribles. La que me marcó fue ésta. Tenía unos doce años -actualmente tengo 25- me había puesto un pantalón morado muy lindo, que me hizo mi abuelita. Era ajustado a mi cuerpo y tenía una polerita con un chalequito lindo, del mismo color. Jamás lo olvidaré
      porque eran preciosos.

      Salí a comprar al negocio de la esquina y en ese trayecto pasaron tres hombres diciéndome sus piropos groseros. Pasó otro hombre que me quedó mirando con cara perturbadora, me dijo algo así, “estoy soltero, ¿quieres ser mi mujer?”. ¡Yo solo tenía 12 años! No estaba ni ahí con nada. Mi mundo era inocente, jugaba o miraba televisión. Todo era sano.

      Ese día, volví a mi casa, me saqué toda la ropa y le dije a mi mamá que nunca más quería usar pantalones ajustados a mi cuerpo, ni nada que mostrara algo, me daban miedo los hombres. No quería ponerme esa ropa y mi mamá tuvo que comprarme pantalones sueltos. Usé mucho tiempo esos pantalones, todo por culpa de hombres que no controlan sus emociones, que carecen de sentido común, que carecen de valores como el respeto.

      Hoy en día también a veces quiero usar falda y las uso re-poco, porque inconscientemente las descarto. En la calle no se puede caminar tranquila, por las miradas, las groserías que llaman piropos, que son a mil por hora.