insulto

    0 1606

    principal testimonios

    Estaba tranquila, porque ya iba llegando a mi casa. En el camino, muchas veces, hombres me gritan improperios o me silban algo que me incomoda mucho y siempre respondo de vuelta. Pero ese día iba muy deprimida, sin ánimo de pelear ni nada. Cuando estaba a menos de una cuadra de mi casa, vi a un hombre y a una señora de unos 55 años caminando en la vereda de al frente. De la nada y gratuitamente, el hombre me gritó que era tonta. Yo estaba algo confundida, por un momento pensé que se lo decía a su acompañante, hasta que lo miré y me dijo “sí tú, eres una tonta”. Con todo el descaro del mundo, un hombre ya mayor molestaba a una joven de 20 años. Se comenzó a reír. Seguí caminando y me siguió gritando cosas que no pude entender bien, como por ejemplo “para que te enojas si son bromas”. Esto ocurrió hace una semana. Lo que aún me da rabia es que iba con una mujer al lado y ella no le dijo nada. ¿Por qué este hombre se creía con el derecho de insultarme sin ni siquiera conocerme? Agredir a alguien menor tan gratuitamente. La gente piensa normalmente que hombres así solo agreden con comentarios sexuales y referidos al cuerpo, cosa que es cierta, pero también encuentran la manera degradarte o de descalificarte con otros insultos; lo que solo reafirma el punto de que los acosadores no lo hacen porque les gustes, te encuentren atractiva o quieran alegrarte el día. Lo hacen para imponerse sobre otra persona y establecer su dominancia, aunque pasen a llevar a otro y lo agredan psicológicamente.

      0 1307

      principal testimonios

      Toda la gente me pregunta por qué no me arreglo más si soy linda; y es por esto:
      Ayer, en el bus lleno, un tipo estaba acariciando mis manos con su barbilla (¡qué asco!), yo las corrí por supuesto, pero luego buscaba cómo tocarme, ya sea con sus manos, o después con sus piernas. Al irse bajando la gente, fue sumamente patético, pues pasó sus muslos por mis piernas (¡guácala!). No supe qué hacer, aún cuando me vestí atractiva, sino que sólo me pinté los ojos :S. Es terrible ser mujer a veces.

      Hace unos 2 años, parecía musulmana, porque cuando me dio neumonía fui a un médico, con ropa holgada y él al “examinarme”, comenzó a tocarme los senos. Yo pensé que era normal que el facultativo hiciera eso, hasta que otro doctor, al contarle cómo me habían puesto en la camilla, me dijo que eso jamás se hace con una paciente de neumonía (tengo mentalidad de niña de 9 años, pero cuando tienes 14; ya no es lo mismo). Me sentí horrible; con culpa, sucia, etc.

      Y qué más decir, ya que me han acosado profes, novios, me han toqueteado en el bus y me han insultado en la calle (porque para mí un comentario sexual es eso: un insulto a mi sexualidad y género). Es tremendo, deberían sancionar a este tipo de hombres.
      La otra solución es que me disfrace cada vez que salga a la calle. Lo peor de todo es que no ando ni con minis, ni escotes, ni nada de ello. Y a mis amigas que usaban este tipo de atuendos, jamás les pasó esto… ¡qué ironía!

      Espero que en Chile se dé a luz más hombres íntegros, pero ese ya es otro cuento. No obstante la educación en la casa y en el colegio en este tema debería ser apremiante, ya que yo nunca supe cómo actuar, al contrario me cohibí, salvo una vez que le di un codazo y grité algunas cosas cuando era más niña, pero encuentro que las mujeres más vulnerables son las que se quedan en silencio, lo que puede inclusive empeorar con una violación.