Phumzile Mlambo-Ngcuka

    0 1821

    La versión número 59 de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer estableció la violencia sexual en los espacios públicos como un nuevo tema relevante.

    Luiza Carvalho, Directora Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe

    En 1995, más de 17.000 participantes y 30.000 activistas llegaron a Beijing para participar en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer. Después de dos semanas de debates, las y los representantes de 189 gobiernos consiguieron negociar y adoptar la “Declaración y plataforma de acción de Beijing”, el plan más progresista que jamás había existido para promover la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres.

    A 20 años de este hito, entre el 9 y el 20 de marzo se llevó a cabo la versión 59 de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW, por su sigla en inglés), en Nueva York. Se trató de un espacio para hacer un balance de los logros y desafíos de la implementación de la Plataforma de Acción, renovar vínculos, revitalizar los compromisos, fortalecer la voluntad política y movilizar al público en general, bajo las premisas que todos tenemos una función que desempeñar y que el empoderamiento de las mujeres empodera a la humanidad.

    Uno de los nuevos temas relevantes incluido en el informe de la Comisión es la violencia sexual en los espacios públicos, cuya manifestación más común es el acoso sexual callejero.

    Esto constituye un paso muy importante, pues el acoso sexual callejero ha sido invisibilizado desde el inicio del proceso de discusión de ONU Mujeres, en 1970, y solamente en 2013, en la 57ª CSW, se abordó explícitamente el acoso sexual callejero. En esa ocasión se introdujo el artículo 23: “La Comisión expresa profunda preocupación por la violencia contra las mujeres y las niñas en los espacios públicos, incluido el acoso sexual, especialmente cuando se utiliza para intimidar a las mujeres y niñas que ejercen cualesquiera de sus derechos humanos y libertades fundamentales.”

    La visibilización del tema hace más probable que los gobiernos le den prioridad y que se amplíe el número de iniciativas relacionadas. Por eso que es importante que la sociedad civil participe y demande que el acoso sexual callejero sea tomado en cuenta y aparezca en las normativas y recomendaciones de las Naciones Unidas como una manifestación más de violencia contra las mujeres.

    No todo es alegría

    Si bien en esta versión de la CSW no se firmarían nuevos compromisos, se esperaban avances en una nueva declaración política. De hecho la propia Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, señaló que el progreso de los últimos 20 años respecto a los derechos de las mujeres ha sido lento, desigual y frágil, y que gran parte de lo que se ha ganado está bajo amenaza.

    Sin embargo, las reuniones terminaron con pocos avances y en medio a controversias. Uno de los principales conflictos fue el intento de Rusia, el Vaticano, Indonesia, Nicaragua y el grupo de países africanos de limitar las referencias a los derechos humanos en la declaración final. Felizmente, otros países, entre ellos Chile, se manifestaron en contra a cualquier remoción de referencia a los derechos humanos.

    Por otro lado, organizaciones de la sociedad civil en Chile y a nivel internacional, reclamaron la falta de transparencia en las negociaciones y de participación de la ciudadanía en el proceso.

    Finalmente, es necesario mantener la atención en la próxima CSW. Brasil ha sido escogido para presidir el Bureau de la Comisión por dos años, lo que ocurrirá en el contexto de implementación y monitoreo de los Objetivos del Desarrollo Sustentable. Todavía tenemos un largo camino adelante, y es importante que la ciudadanía siga participando y presionando.

    Descarga aquí el informe.
    Más información sobre Beijing+20.

      0 1746

      “No es sólo una invitación, sino que es el reconocimiento de un trabajo arduo que ha tenido importantes frutos en la identificación del acoso callejero como una problemática a nivel nacional” explicó la vicepresidenta de OCAC Chile.

      El Observatorio contra el Acoso Callejero de Chile es una de las organizaciones de la sociedad civil invitadas a la Cumbre “Mujeres y Poder, Construyendo un mundo diferente“, organizada por ONU Mujeres y el Gobierno de Chile, evento que contará con la presencia de líderes mundiales de la talla de la sudafricana Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora ejecutiva de ONU Mujeres, Ban Ki Moon, Secretario General de la ONU y la directora de género del Banco Mundial, Caren Grown.

      En la instancia, las líderes políticas, sociales, económicas y ciudadanas debatirán cuestiones como los avances y atrasos en el acceso al poder y a condiciones de igualdad por parte de las mujeres, tanto en el ámbito de la vida privada como pública.

      women and powerDentro del marco de la actividad, OCAC Chile fue invitado al evento especial “La contribución de la sociedad civil al empoderamiento de las mujeres: avanzando en igualdad y equidad”, donde expondrán Mlambo-Ngcuka, de ONU Mujeres, y Claudia Pascual, Ministra Directora del Servicio Nacional de la Mujer.

      Según explicó la vicepresidenta de OCAC Chile, Camila Bustamante, el Observatorio fue invitado en su calidad de ganador del fondo destinado a fortalecer a la sociedad civil en torno a la temática de género del año 2014, por lo que “no es sólo una invitación, sino también es el reconocimiento de un trabajo arduo que ha tenido importantes frutos en la identificación del acoso sexual callejero como una problemática a nivel nacional”.

      La Cumbre se llevará a cabo los días 27 y 28 de febrero en Estación Mapocho, y espera reunir a más de un centenar de mujeres líderes de todo el mundo.

      Jazmín Salazar